Bases para piel grasa. 4 tips de aplicación

Maquillar una piel con tendencia a producir grasa puede ser un quebradero de cabeza. ¡Sobre todo cuando se trata de mantener los brillos controlados! Elegir buenas bases para piel grasa te ayudará a maquillarte sin miedo. También seguir estos consejos expertos. ¡Toma nota!

1. Limpieza, el paso esencial

La limpieza es el ABC para todas las pieles, sin importar cómo su grado de producción sebácea, su edad o su condición. En el caso de las pieles grasas, dado que son delicadas y se irritan con facilidad, es recomendable limpiar bien antes de aplicar el maquillaje. Como quizá ya hayas hecho más limpiezas a lo largo del día, hazlo con un producto específico suave al agua (tipo mousse, jabón o gel) y seca con suavidad con una toalla de muselina. Procura no compartirla, tu toalla de cara es tu tesoro. 

2. El tisú no engaña

Tras la limpieza, y antes de aplicar tu base oil-free matificante de referencia, como Fit me Matte + Poreless, pásate un pañuelo de papel por la cara para retirar los restos de grasa que puedan haber sobrevivido. Frota suavemente en la zona T y en torno a las fosas nasales, donde los acúmulos de grasa son más resistentes. 

3. El secreto está en la prebase

Este truco, de nuevo, sirve para todas las pieles. ¡Pero las grasas lo agradecen especialmente! Escoge una prebase con efecto matificante, que te ayude a cerrar los poros y prevenga los brillos. Aplícala con más empeño sobre la zona T. A continuación, extiende una pequeña cantidad de base. Es preferible que te quedes corta a que te pases. Si necesitas mitigar imperfecciones, usa el corrector Fit Me, el producto ‘milagro’ que elimina visualmente las manchas, marcas y otras imperfecciones que quieras disimular.

4. Polvos, siempre

Sin exagerar, claro. El truco de los maquilladores es aplicar el polvo con brocha grande en las zonas que tienden a brillar, normalmente la zona ‘de emergencia’ conocida como T. Shine Free Oil-Control Loose Powder es tu aliado contra los brillos, pero también con la sensación de incomodidad que genera la piel grasa a medida que va pasando el día. Dado el carácter absorbente de su fórmula, te bastará aplicar un poco de producto con la brocha para refrescar el maquillaje, ¡y tu cara! La sentirás fresca y como recién limpia. 

¡Uh! parece que O Crea una cuenta.