Bronzer, ¿sabes aplicarlo?

Verano en la piel aun sin pisar la playa. Lo quieres, y con un bronzer podrás conseguirlo. 

El truco de las celebrities

J.Lo, Shakira, Kim Kardashian… Todas tienen algo en común: un bronceado envidiable y a prueba de primeros planos y escenarios.

Espera un momento… ¿Bronceado? ¡Si cuando las vemos ‘al natural’ son bastante claras de piel! Acabamos de descubrir su pequeño gran truco: el ‘mágico’ uso de los polvos bronceadores. Un producto que puede cambiar tu rostro en apenas un minuto, eliminando los efectos de un frío invierno o de la piel pálida y convirtiéndolo en un rostro cálido y contorneado. 

Cómo elegir tu bronzer fetiche


Si buscas un acabado natural, que acompañe al tono de tu piel y que le dé ese golpe veraniego de alegría al rostro, elige un bronzer con acabado satinado ya que permite mantener un efecto luminoso en la piel sin saturar. Fit Me Bronzer otorga a la piel un precioso efecto ‘besado por el sol’ y aporta mucha luminosidad a la piel.

Si tu piel tiene tendencia seca o apagada, lo mejor es evitar los acabados mate, destinados a pieles grasas que necesitan evitar brillos extras. En ese caso, es preferible elegir un bronzer con efecto brillo porque actúa como reflectante y ayuda a difuminar pequeñas imperfecciones y arrugas. 

El gesto de aplicación: dibujar un 3

 La brocha Kabuki nos ayudará a trabajar en la piel el producto para que se difumine correctamente y no deje el famoso y temido efecto máscara.

Comenzaremos acariciando con la brocha de lado la pastilla del polvo (acariciar no es tratar de asesinar el polvo con la punta de los pelos de la brocha), así la brocha se cargará de la cantidad de producto necesaria.

Con ese mismo lado de la brocha, y de nuevo a modo de caricia, comienza a aplicar el producto en el lateral de la frente, acercándonos lo más posible a la zona del nacimiento del cabello.
Continuando ese mismo trazo, lo terminaremos bajando por la sien en forma ovalada y acariciando el pómulo hasta el final de este en la aleta de la nariz.

Volviendo a cargar producto, comenzamos otro trazo ovalado desde el pómulo hasta debajo de la mandíbula, acabando así un 3 perfecto que atraviesa todas las partes voluminosas de nuestro rostro.

¡Y recuerda! Un polvo bronceador inicialmente no es para contornear. Aunque pueda ser uno de sus usos, el cometido principal es aportar un tono bronceado a la piel y por lo tanto iluminar ciertas zonas del rostro.

¡Uh! parece que O Crea una cuenta.