Aplícate el lápiz para cejas ¡like a pro!

Las cejas son el marco de tus ojos. Un complemento clave a pesar de lo que han cambiado las modas en cuanto a depilación. Son tan relevantes, que saber usar el lápiz para cejas te ayudará a tener una mirada mucho más expresiva. Y a conseguir un ‘efecto lifting’… ¡Utilízalo like a pro!

¿Calvas? Ni hablar

Adiós, antiestéticas ‘calvas’, tono natural desvaído o falto de vida, sequedad y falta de definición. Un buen lápiz de cejas no sólo define y redibuja: también tiene un impacto positivo sobre tu pelo gracias a su fórmula. 

Cejas poderosas: el rasgo de la década

Se llevan gruesas, pobladas, algo despeinadas y con un discreto arco. Rejuvenecen, suavizan la expresión y aportan estructura y equilibrio al rostro. ¿Quieres subrayar tu mirada con unas cejas imponentes? Puedes hacerlo con maquillaje ‘efecto microblading’ y aliados como los productos de tinta semipermanente que duran hasta 3 días, como Tattoo Brow Tinta Semi-Permanente Peel Off.

Naturalidad, el código fuente

Atrás quedaron los excesos depilatorios de nuestras madres y abuelas. En cuestión de una generación hemos pasado de la ceja en forma de paréntesis al subrayado generoso. Pero no es el único rasgo que pelea por mostrar su individualidad. Las tendencias generales en maquillaje apuntan hacia una elaborada naturalidad que embellezca ‘sin que se note el esfuerzo’. El atractivo ya no es cuestión de cánones perfectos, sino de actitud. Y, por supuesto, de estrategias rejuvenecedoras que refresquen el look, como lo hacen las cejas espesas.

Lo que realmente funciona en maquillaje de cejas

Lo único que realmente necesitas es conocer la propia forma de tu rostro, ojos, labios y cejas. No hace falta estar al tanto de todas las técnicas y trucos para maquillar una cara redonda con ojos pequeños o una cuadrada con ojos grandes. Lo mismo pasa con las cejas. Hay que saber que con una sombra marrón mate o un lápiz de cejas hay que redibujar pelo a pelo en la dirección en la que éste crece.

DIY: paso a paso para unas cejas en clave ‘bold’

1. Conócete a ti misma

Todo lo que necesitas para maquillarte, vestirte, leer, comer, relacionarte… se encuentra en esta frase con ecos de sabiduría ancestral. Ponte frente al espejo y observa tus cejas en relación con el resto de rasgos. El punto de referencia va a ser el lateral de tu nariz, y puedes ayudarte de un lápiz de ojos para trazar las líneas imaginarias. Con el lápiz apoyado en el lateral y en vertical, tu ceja debe empezar donde empieza tu lagrimal. Gira el lápiz y sitúalo sobre el iris: ahí es donde dibujarás el arco ligeramente curvo. Gira de nuevo el lápiz y sitúalo

sobre el extremo del ojo para localizar dónde debe terminar tu ceja.

2. Elige tus aliados de maquillaje

Elige el color del lápiz de cejas en el mismo tono que tu pelo si quieres auténtica naturalidad o sube un tono (o más) para crear un contraste impactante. A continuación, rellena el espacio pintando pelo a pelo con Eyestudio Brow Precise Shaping Pencil No te preocupes por no ser una virtuosa con el lápiz, si te pasas por arriba puedes limpiarlo con. un bastoncillo de ojos empapado en desmaquillante. También puedes usar sombra marrón para terminar de rellenar por completo la ceja. 

¡Uh! parece que O Crea una cuenta.