Maquillaje con glitter: la tendencia de la que te vas a enamorar.

Todas tenemos un lado glitter. Es cuestión de saberlo potenciar con la actitud ¡y los productos! adecuados. Aprópiate de la tendencia más deslumbrante de las pasarelas, brilla con highliter y recuerda: el maquillaje con glitter no sólo es para la Navidad.

Para todas las ocasiones

Si algo nos gusta del glitter es su versatilidad. Un maquillaje con glitter exitoso e inolvidable puede consistir en un pequeño detalle sobre los párpados, las mejillas o los labios. Además, es un look fabuloso para festivales, noches en las que quieras brillar o incluso, por qué no, días grises en los que necesites el empujón que da un extra de luminosidad. ¡Tú decides!

Primero de glitter

¿Te atrae el asunto, pero aún no te atreves a maquillarte con glitter? Empieza por un pequeño y sutil toque, muy difuminado, en las sienes. Una chispa de purpurina no compromete a nadie, consigue una mirada impactante y te ayudará a familiarizarte con esta tendencia que arrasa en todo el planeta. El iluminador Master Chrome será tu fiel aliado para dominar el brilli-brilli.

Llévatelo a la boca

¿Quieres una boca-joya? Maquilla tus labios con ese labial que te hace sentir imbatible de la colección Matte Ink y añade un toque de glitter en el centro. Queda como si tuvieras un resto de champagne en la boca, es pura efervescencia, puro lujo. Conseguirás una boca sugestiva, glamourosa y con toneladas de volumen puesto que este truco aumenta ópticamente el grosor de los labios. ¡Chica lista vale por dos!

Heavy Metals

Los párpados son el hábitat natural del glitter. Hazte con una sombra metálica en crema-gel y aplícala con el dedo sobre tus párpados. Su delicada textura se desliza con suavidad y resulta confortable durante todo el día, convirtiendo tu mirada en oro de muchos kilates. Puedes completar el resto del maquillaje con el colorido de la paleta Lemonade Craze para una mirada ultra soleada y soñadora. ¡Deslumbra! No podrías vivir de otro modo, aunque quisieras.

Esculpe tus mejillas

Uno de las grandes conquistas del maquillaje es que nos ayuda a dibujar volúmenes que no tenemos de manera natural. El glitter es un aliado perfecto para conseguir unos pómulos arquitectónicos. ¿La clave? Aplicarlo como si fuera un iluminador en la parte alta de la mejilla. Sé todo lo generosa que requiera la ocasión (mucho, si se trata de una noche en la que vas a ser la estrella, algo más comedida si vas a clase). Analiza tus ángulos, juega con ellos y emplea el glitter con sabiduría: te sorprenderá el resultado. 

¡Uh! parece que O Crea una cuenta.