Diosa total con esta rutina de maquillaje negro con dorado

Si alguna vez te has preguntado cuáles son los colores del lujo, no le des más vueltas. El negro y el dorado son la respuesta. Símbolo del glamour, de las noches de fiesta y de los shootings de moda, el maquillaje negro con dorado llega a tu vida para cambiarla por completo. O, al menos, para convertirte en una mujer aún más espectacular y a gusto con tu estilo. Descubre cómo. 

La fiebre del oro

Llena tu mirada de lujoso brillo. Electriza tus párpados con una sombra dorada que los recorra como un rayo. ¿Cómo? Eligiendo una sombra en textura metálica. No pidas disculpas por querer mostrar al mundo tu brillo: interpreta este look como un mensaje de poder y toda una declaración de intenciones. 

Negro con dorado: claves de uso

En las pasarelas ha triunfado la mezcla entre sombra dorada y eye liner negro, una combinación que se inspira directamente en el rock´n´roll y que apela a las mujeres imposibles de domesticar. Sin embargo, la mayor directriz puede y debe ser la creatividad. El dorado puede expresarse como un toque muy sutil que funciona incluso de día o conformar una mirada ‘disco’ acompañando a un ahumado. 

Para el maquillaje de ojos, emplea el negro con contundencia. El trazo poderoso en clave bold es lo suyo, así que hazte con un eye liner en pluma como Eyestudio Master Graphic Liquid Marker, una herramienta de precisión comparable a un bisturí, y subraya tus párpados. A continuación, construye el ahumado que te favorece con las sombras oscuras y añade la sombra dorada de acabado metálico Eyestudio ColorTattoo Metal 24h en el centro del párpado móvil, bajo la cola de la ceja y en el lagrimal. Conseguirás una mirada de muchos kilates de alta duración y alto impacto. Inolvidable. 

Un rayo de sol

Piensa en el dorado como un iluminador. Exprime su potencial en este sentido aplicando toques sutiles allí donde quieras crear un juego de luces. Las zonas clave son las más oscuras de manera natural, allí donde se forman recovecos: ojeras, lagrimal, parte baja del hueso del pómulo e incluso las sienes. Acaríciate estas zonas con la brocha empapada en sombra dorada: notarás la diferencia. 

Exceso controlado

Juega con este maquillaje equilibrando o exagerando a tu gusto. Si quieres ir muy excesiva, carga las tintas de la sombra dorada, elige las versiones más llamativas y vístete en consonancia. Seguro tienes muchas noches en perspectiva en las que lucir así. Si, por el contrario, quieres ir más discreta sin renunciar a tu maquillaje negro y dorado, aplica los tonos con sutileza y vístete con básicos. Conseguirás un look muy moderno, elegante y sofisticado, adaptado a tu día a día. 

¡Uh! parece que O Crea una cuenta.