Estas son las reglas que no puedes ignorar para aplicarte el rubor

Aplicarte “rubor”, o como normalmente lo llamamos: blush; es en realidad un paso en tu make up que no puedes dejar de lado en ningún momento, pues este producto es responsable de que tu rostro luzca lleno de vida, con estilo y con un toque cute natural súper bonito.

Los colores

Este es quizá uno de los puntos más importantes, se trata de saber qué tonalidad le va mejor a tu piel, esto es súper importante ya que no a todas nos resaltan de la misma forma los mismos colores. Así que sigue esta sencilla guía:

Si eres morena: Lo mejor para ti es optar por colores más encendidos e incluso, oscuros. Este es el ejemplo de un tono, burgundy o berry oscuro como el 55 Berry Fit Me Blush o chocolates profundos para eventos de noche. Mientras que para el día tus colores pueden ser rosas fucsias como el tono 105 Light Rose que te irá perfecto.

Si eres trigueña: Prueba con colores lilas para la noche, ¡se te verán increíbles! Ahora que si buscas un acabado natural de día, los colores duraznos como el 202 Medium Coral medios son la opción para un toque súper cool a tu rostro.

Si eres de piel clara: Prueba con tonalidades súper claras como rosas y duraznos como los siguientes tonos 30 Rose, 15 Nude o el color 35 Coral que te irán más que perfecto. Ahora que si quieres colores más profundos, puedes probar con colores chocolates menos intensos como el 20 Mauve o 45 Plum.

El lugar donde lo pones

Muchas chicas creen que el blush ayuda a hacer una especie de contour en el rostro, y aunque estamos muy acostumbradas a aplicarlo debajo de nuestros pómulos de los laterales a en medio de nuestras mejillas, la realidad es que el “rubor” está hecho para iluminar esa parte con un toque de color como si estuvieras ligeramente sonrojada.

Así que la próxima vez que veas a tu bestie aplicando el blush de esa forma, recuérdale que con ayuda de la brocha; lo aplique sobre y únicamente sus mejillas.

Otros tips

Siempre ten una brocha o esponjita (dependiendo del formato de blush que uses), exclusiva para aplicarte el rubor, así evitas combinar colores y texturas ayudando a que el acabado de tus mejillas sea perfecto.

Siempre, pero de verdad siempre; elimina el exceso de producto dando ligeros golpecitos a la brocha antes de aplicar, sin importar el color.

No mezcles la base y el blush, si tu base es líquida o en mousse, espera un momento para que esta esté más seca y tengas un mejor acabado.

¡Listo! Mejillas lindas y sonrojadas.

¡Uh! parece que O Crea una cuenta.